El papel del artista en el Renacimiento

Para conocer el mercado artístico primero hay que tener en cuenta los factores que participan de él: el primero, pero no por ello más importante, el artista.

Sabemos que en el Renacimiento seguía vigente la idea medieval de las artes liberales (Trivium: gramática, retórica y dialéctica; y Quadrivium: astronomía, geometría, aritmética y música) y las artes mecánicas, es decir, artes vulgares, donde estaban la pintura, la escultura y la arquitectura.

Durante el Quattrocento, los artistas reclamaban mejor consideración y, de hecho, “algunas personas que no eran artistas parecen haber aceptado la idea de que los pintores no eran simples artesanos”. [1] Aunque los propios artistas también hacían distinciones entre las artes. Leonardo da Vinci, por ejemplo, reclamaba un lugar en la sociedad digno para los pintores no hacía lo mismo para los escultores, que “produce su trabajo por…una labor mecánica, a menudo acompañada por el sudor que se mezcla con el polvo y se vuelve barro, por lo que su cara se vuelve blanca y acaba pareciéndose a un panadero”. [2]

Asimismo, se solía establecer una clara diferencia entre quienes trabajaban para un noble o quienes tenían un taller. “Yo nunca fui un pintor o un escultor como aquellos que abren un taller para este propósito. Siempre me abstuve de hacerlo por respeto a mi padre y mis hermanos”, decía Miguel Ángel. [3] Es indudable que muchos pintores ocuparon cargos verdaderamente importantes y se hicieron con una fortuna, como Rafael, Tiziano, Mantegna o Perugino. O escultores como Ghiberti, cuya mansión tenía hasta un puente levadizo.

Pero no todos los artistas podían vivir de su obra, de hecho muchos de ellos vivían en la pobreza, porque, aunque tenían la formación suficiente pocos tenían la suerte de ser elegidos para trabajar con grandes mecenas. Esto se debe, además de a la suerte común (que existe desde siempre) al concepto que se tenía del artista y que, en muchos casos, no era más que una desventaja. “El artista de hoy lucha para evitar el hambre más que para ganar la fama, y esto aplasta y entierra su talento y oscurece su nombre”. [4] Aunque estas palabras podemos considerarlas pura ironía porque él mismo se hizo con una riqueza considerable.

Pero, además de los artistas ricos, y de los artistas que no tenían ni suerte como para hacerse pasar por ricos, Burke nos describe un tercer “tipo”: el excéntrico. Hay numerosas historias (o leyendas) sobre artistas excéntricos. Una excentricidad que en muchos casos no era más que una entrega exagerada al trabajo, como ocurría en el caso de Paolo Ucello o Masaccio. Aunque, como recuerda Burke, “Masaccio murió en 1428; Ucello, en 1475. Vasari pudo conseguir la información sobre ellos de las tradiciones orales de los artistas de Florencia, pero en el caso de Masaccio lo que cuenta sucedió más de cien años antes. Los lectores pueden hacer su propia valoración acerca de la veracidad de las informaciones transmitidas oralmente en un periodo tan largo”. [5]

* Todas las citas han sido extraídas de BURKE, P.: El Renacimiento italiano. Cultura y sociedad en Italia. Madrid, Alianza Editorial, 1999.

[1] p. 86

[2] p. 90.

[3] y [4] p. 91.

[5] p. 94.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.